LECHE CORPORAL DE CALENDULA PARA BEBE - WELEDA

LECHE CORPORAL DE CALENDULA PARA BEBE - WELEDA

Precio habitual
$17.190
Precio de venta
$17.190
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 

Cuida e hidrata suavemente la piel del cuerpo

 El valioso Aceite de Almendra y el Aceite de Sésamo mantienen la piel del bebé suave y elástica, protegiéndola de la sequedad. El extracto de flor de Caléndula, ayuda a calmar la piel sensible. La Leche Corporal de Caléndula cuida diariamente la piel sensible.

Composición: Agua, Aceite de Almendra, Aceite de Sésamo, Alcohol, Glicerina, oleato de Glicerilo, Extracto de flor de Caléndula, Cera de Abeja, Xantano, Aceites esenciales Naturales.


Presentación: Envase de pet, 200 ml.

Descripción

Cuida suavemente la piel delicada con esta crema corporal para bebés y niños. Una leche suave y ligera con aceites orgánicos de almendra y sésamo que previenen la sequedad de la piel y extractos de caléndula orgánica y manzanilla. Apoya la piel en desarrollo y aporta protección natural. La piel del bebé y niño queda suave y huele a nada más que a su propio olor. Adecuado también para adultos con piel sensible.

Beneficios

  • Ingredientes naturales y orgánicos
  • Fórmula suave y aroma delicado especialmente pensados para bebés y niños
  • Puede ser usado en recién nacidos
  • Pueden usarlos adultos con piel sensible
  • De rápida absorción, deja la piel suave y protegida de influencias externas
  • Ingredientes compatibles con la piel, respalda sus funciones naturales
  • Apto para veganos
  • Apto para celíacos
  • Testeado dermatológicamente y certificado natural.
  • Sin conservantes, colorantes ni perfumes sintéticos y crueltyfree.

Ingredients (INCI): Water (Aqua), Prunus Amygdalus Dulcis (Sweet Almond) Oil, Sesamum Indicum (Sesame) Seed Oil, Alcohol, Glycerin, Glyceryl Oleate, Calendula Officinalis Extract, Sodium Beeswax, Xanthan Gum, Fragrance (Parfum)*, Limonene*, Linalool*, Geraniol*.

Modo de Uso: Aplicar el producto en todo el cuerpo después del baño, sobre la piel limpia y seca.
Limpiar la boquilla del envase de vez en cuando con un pañuelo facial para quitar restos de producto.
Cerrar bien el envase después del uso.